Antonio Torrealba

¿QUIERES VENDER? ¡HAZ QUE TE BUSQUEN!

Todavía muchos publicistas de la vieja escuela se resisten a esta máxima, pero por extraño que les parezca, la mejor fórmula para vender no es anunciar ofertas (por tentadoras que sean). No. La mejor manera de vender es hacer que tus clientes te busquen. Se llama Inbound Marketing y es el secreto de vender sin parecer que lo haces.

Así que si en tus redes te dedicas a promover productos y servicios y solo te esfuerzas en publicar ofertas continuamente, pues tu estrategia está errada. Pronto cansarás a tu audiencia y correrás el riesgo de entrar en la nada agradable categoría de Spam si lo único que te interesa es el dinero de tu audiencia.

La mejor forma para tratar a un potencial cliente o consumidor es dándole el trato que le corresponde: el de una persona que, al igual que tú, buscan información, entretenimiento, historias para conmoverse y emociones en las redes sociales.

Las marcas que solo intentan vender, que no brindan contenidos útiles, creativos y de calidad a su audiencia, son percibidas como desagradables y perturbadoras para los usuarios. Mi recomendación para vender más es que te busquen más y para que ello ocurra debes recurrir a las estrategias que ofrece el Inbound Marketing.

 VENDER SIN ACOSAR

Y es que contrario a la vieja propuesta de invertir presupuestos en anuncios, banners, y los tradicionales ítems publicitarios, con el Inbound Marketing vas a poner en práctica una cantidad de técnicas no invasivas para captar la atención y la preferencia de los clientes entregándoles contenidos de alta calidad y atrayéndolos definitivamente a ti. La ciencia es simple: tus clientes acudirán a tu marca porque allí satisface necesidades que no logra satisfacer  ninguna otra.

Estamos en la era en la que el aumento de la rentabilidad debe procurarse de forma sutil, una buena técnica para hacerlo de esta forma es conocer primero qué es el embudo de ventas o embudo de conversión, que no es otra cosa más que las etapas o fases por las que un usuario o cliente pasa desde que accede desde el primer momento a las redes de un negocio hasta que se convierte en un consumidor fidelizado. En cada una de ellas debes ofrecerle contenido específico para que llegue a la etapa en la que lo ganas definitivamente. Estas etapas son:

  • Reconocimiento: en esta etapa el cliente busca satisfacer una necesidad y tú debes centrarte en ofrecerle contenidos que lo atraigan y ayuden a satisfacer su necesidad sin intentar venderle nada.
  • Consideración: En esta fase el cliente ya evalúa las opciones que existen en el mercado para satisfacer su necesidad. Y en esta etapa ya es recomendable que comiences a mostrar las ventajas de tus servicios y productos.
  • Captación: cuando el cliente potencial toma en cuenta tu producto o servicio, y empieza a reflexionar seriamente en la posibilidad de comprarlo.
  • Conversión: Aquí el cliente se encuentra ya cerca de una decisión de compra por lo que tu estrategia deber ser llamados directos de atención para lograr captarlo y cerrar la venta.
  • Fidelización: Esta etapa pertenece a la postventa. Al seguimiento que como marca o negocio debes darle a tus clientes. Y tu estrategia fundamental en esta fase es velar por la satisfacción total de tu consumidor. Despejarle dudas y motivarlo a recomendar la marca a otros.

De esto y otros datos importantísimos sobre como fidelizar tu marca puedes encontrar en mi libro “Convierte a tus seguidores en clientes“.

Abrir chat