Antonio Torrealba

ENTÉRATE DE CÓMO LA PANDEMIA AFECTÓ A LAS MARCAS

Entre la nueva normalidad que la humanidad vive tras la pandemia que apenas superamos, está la de cómo compramos. Ya no solo abrazamos para siempre el online shopping y el delivery, sino que confrontamos nuestros propios esquemas de consumo, aquello a lo que habíamos sido fieles, o con lo que nos habíamos mantenido firmes como las marcas.

Y ha sido tanto el cambio que las estadísticas indican que 74% de los consumidores ahora comparan varias versiones de los productos antes de comprar, cuando antes solo se apegaban a las marcas de preferencia. En ello han influido dos factores decisivos: Precio y disponibilidad.

Y es que tras el desabastecimiento global, producto de las compras nerviosas que abundaron en cada país, acabó también con un mito: Las marcas reconocidas no poseen el monopolio de la calidad y los consumidores ya lo saben, es más, lo comprobaron.

Tanto lo comprobaron que 84% asegura que los productos innovadores, o no necesariamente de las marcas de renombre, ofrecen, casi siempre, la misma calidad a mucho menor precio.  Solo el 10% de los compradores sigue creyendo que las marcas reconocidas garantizan un producto de alta calidad.

NUEVOS VALORES, NUEVOS CLIENTES

Además la epidemia hizo más sensibles a los consumidores a temas que antes no valoraban suficientemente: el medio ambiente, la solidaridad, la empatía con el otro. Ahora el consumidor está más motivado por comprar productos ecológicamente amigables, orgánicos, que le brinden la satisfacción de un aporte al planeta. También se sienten moralmente más afectados por adquirir marcas o productos que no cumplan con acuerdos medioambientales o laborales de alto nivel.

EL CUIDADO PERSONAL SIGUE AL FRENTE

Sin embargo, lo que no ha cambiado después del Covid 19, es que sean precisamente los productos de cuidado personal los que lideran las ventas. Y en este reglón es donde el nombre o reconocimiento de la marca pesa más, incluso que en el renglón ropa. Mientras para el primero el 50% las prefiere, para el segundo solo el 33%.

Cabe destacar, que la concienciación de los consumidores ha subido en el vanidoso renglón del cuidado personal, pese a que las marcas de renombre todavía pesen demasiado. Marcas como Burt’s Bees, es reconocida por su sostenibilidad y preocupación medioambiental y eso le ha proporcionado un alto reconocimiento entre los compradores.

Las marcas que no hagan un seguimiento serio y responsable sobre este cambio de hábito de consumo, sobre esta nueva normalidad en el mercado, estarán corriendo grave riesgo.

No hablamos ya de la lucha por los estantes, que es cosa ya superada, sino de comprender  los grandes impulsores de compra que han quedado marcadamente expuestos tras la pandemia:

La autenticidad, la transparencia y la sostenibilidad de la marca son prioridades más altas para la Generación Z y los Millenials que cualquier otro atributo, incluso calidad y precio. 

Así que lo único constante sigue siendo el cambio. Por lo que adaptarse a ello es simplemente una necesidad de supervivencia. No te quedes ‘out’ y si eres un emprendedor  mira qué es lo que buscan los nuevos consumidores postpandémicos, porque este puede ser tu momento para sembrarte en sus preferencias.

¿A ti la pandemia te hizo renunciar a tus marcas favoritas?¿Evaluaste tus patrones de consumo: precios, preferencias y valores de la marca? O ¿Continuaste siendo fiel a tus productos y marcas de siempre? Coméntanos para confirmar o refutar estas tesis que han surgido tras sesudos estudios de mercado.

Y ya sabes, si deseas formarte en esta área no puedes perderte nuestro Diplomado en Instagram que te ayudará a proyectar tu marca personal o la de tu negocio en la plataforma. Busca toda la información necesaria en https://cursos.antoniotorrealba.com//diplomadodeinstagram. Todavía estás a tiempo. 

Abrir chat